Inicio < Actualidad < Refugiados en Hungría

Carta del Presidente de los pediatras de Hungría  (versión original en inglés que se adjunta abajo de estas líneas)

Queridos amigos,

La prensa mundial está llena de imágenes, vídeos e informes terribles sobre la situación de los refugiados en Hungría. En las últimas semanas miles y miles de refugiados: jóvenes, mujeres, familias con niños pequeños, mujeres embarazadas.. inundaron nuestras fronteras. Dado que el Estado húngaro no proporciona ninguna atención fuera de los pocos campos de refugiados oficiales, organizaciones no gubernamentales y civiles húngaras comenzaron a organizar una acción de ayuda sin precedentes. ONG y civiles proporcionaron alimentos, agua y ropa para los refugiados y se les concedió una especie de refugio llamado "zona de tránsito" principalmente en las estaciones de tren más grandes en Budapest, donde se reunían. Por desgracia ningún organismo oficial proporcionó ayuda médica, sólo fueron asistidos por uno o dos colega entusiasta en la frontera y en los "puntos calientes".

A principios de agosto al ver la situación de los refugiados, demacrados, deshidratados cansados, La Asociación de Pediatras Húngaros de Atención Primaria como la única organización médica oficial, decidió proporcionar asistencia médica. Con la ayuda de nuestra lista de correo hicimos un llamamiento a nuestros miembros en la capital, en donde se reclutaron médicos, enfermeras y asistentes voluntarios. En muy poco tiempo más de 60 voluntarios expresaron su disposición a ayudar. Conseguimos una tienda de campaña y un equipo básico de la Organización Cruz Roja Húngara de Budapest, pero utilizamos principalmente nuestros propios recursos. En uno de los puntos más frecuentados , en la estación Oeste de Budapest, se colocó una tienda de campaña y poco después dos contenedores cedidos por la ONG de los Baptistas, donde pasamos una consulta diaria cada noche y algunas veces por la mañana temprano, cuando los trenes con los refugiados llegan.

Resulta que se necesitan muchas más medicinas de lo que se pensabamos, principalmente antibióticos, analgésicos, vendas, etc .; Se hizo un llamamiento en el Facebook para solicitar donaciones. Los civiles han donado cantidades generosas de dinero , y ello ha permitido que no sólo nuestro grupo, sino también otros médicos que trabajan como voluntarios en otros lugares del país, puedan obtener guantes, medicinas, vendajes, desinfectantes, etc. que necesitaban.

Los principales problemas y quejas que nos encontramos son deshidratación, infecciones de vías respiratorias altas, diarrea, lesiones menores y de la piel. Originalmente pensamos que los niños iban a pedir nuestra ayuda, pero ha resultados que son los hombre y mujeres jóvenes los que necesitan la mayor atención. Afortunadamente, aunque los únicos que comenzamos con esta labor fuimos los miembros de nuestra asociación (los pediatras de atención primaria fueron los que inicialmente atendieron todas las consultas), muy pronto los residentes, los médicos justo antes de su examen pediátrico y especialistas de todas las disciplinas médicas se unieron a nosotros, aunque sólo como individuos. Asociaciones médicas del Reino Unido, Alemania, Francia y los Estados Unidos también expresaron su voluntad de ayudarnos. Por desgracia, la ley húngara no permiten a médicos sin titulación húngara ejercer la medicina en nuestro país; por lo tanto, solamente pudimos aceptar de ellos equipo y dinero.

Se puede entender mejor la situación si se tiene en cuenta la ausencia de una política consecuente y unificada de la UE. El gobierno utiliza la situación de los refugiados/ inmigrante para su propia política interna. La gente en general no tiene tolerancia hacia culturas extrañas. Aun más: las organizaciones oficiales tienen miedo de que si actúan en forma diferente al deseo del gobierno, puedan perder el apoyo que reciben ahora. La situación cambia cada día. Por el momento no sabemos cómo va a evolucionar. Puede que las autoridades detengan la inmigración. No sabemos si podrán evitarán que las masas lleguen a Budapest, como quieren los políticos. NO sabemos si vamos a seguir siendo necesarios o organizaciones oficiales van a realizar a partir de ahora nuestras tareas.

Un saludo

Ferenc Kadar, Peter Altorjai

Versión en inglés